Tortuga Acuática

Tortuga Acuática

En su ambiente natural, la mayoría reside en aguas tranquilas, con fondos suaves y abundante vegetación acuática, con excepción de las ¨Mapa¨ (Graptemys spp), cuya residencia primordial son los arroyos y ríos de aguas tranquilas hasta de corriente moderada.

INFORMACIÓN ÚTIL

Origen: Estados Unidos.

Nombre científico: Chrysemys picta (¨Tortuga pintada¨)

Trachemys scripta scripta (¨Tortuga de panza amarilla¨)

Pseudemys nelsoni (¨Tortuga de panza roja¨)

Graptemys kohnii (¨Tortuga Mapa del Mississippi¨)

Estas especiesson las más comunes en los comercios especializados.

Tamaño: de 15 cm a 30 cm de diámetro (Graptemys son las más chicas, Pseudemys las más grandes).

Características generales: en su ambiente natural, la mayoría reside en aguas tranquilas,  con fondos suaves y abundante vegetación acuática, con excepción de las ¨Mapa¨ (Graptemys spp), cuya residencia primordial son los arroyos y ríos de aguas tranquilas hasta de corriente moderada. Toman sol con avidez, tratando de encontrar rocas o troncos flotantes, para mantener la propia termorregulación. Son animales con apetito bastante voraz. Todas estas especies norteamericanas acuáticas son excelentes nadadoras, de manera que la profundidad del agua no es un factor tan crítico como para las especies que no nadan tan bien.

CUIDADOS GENERALES DE LA TORTUGA ACUATICA

Ambientación:

Para una tortuga joven (de hasta 10 cm) lo ideal es una tortuguera de aproximadamente 50x30x20 cm (es mejor comenzar en grande para que se desarrolle mejor y así no habrá que volver a comprar un nuevo hábitat más adelante). Para un individuo más grande es necesario, como mínimo, un terrario de 80x40x30 cm. Al agua se le debe agregar un acondicionador para quitarle el exceso de cloro, cloraminas, y metales pesados.

Además debe contar con un sector en el que pueda salir totalmente del agua, ya sean piedras, tierra o un tronco. Ese sector será el de asoleo y es tan importante para el animal como el agua, ya que le permite calentarse, tomar sol y evitar infecciones de hongos y bacterias por el exceso de humedad.
En cuanto a decoración se pueden colocar plantas de acuario, que servirán también como alimento. No se recomiendan las plantas artificiales porque las tortugas pueden comerlas y sufrir obstrucciones. Como fondo no se deben poner piedritas de acuario (por el riesgo de ingestión), es preferible usar piedras grandes y adornos de cerámica.

Mantenimiento:

La limpieza (del agua principalmente) es indispensable para estos animales. Debido a que comen y defecan en el agua, ésta se convierte en un “caldo de cultivo” de bacterias que pueden producir enfermedades. Cuanto más limpia esté al agua, menos probabilidades de enfermarse tendrá el animal. Para ello sugerimos en uso de un filtro de acuario. Al limpiar y desinfectar el acuario no se deben usar productos abrasivos y todo debe ser profundamente enjuagado para que no queden restos tóxicos que puedan afectar al animal.

Iluminación:

La luz es sumamente importante, necesitan un período diario de luz de, al menos, 12 horas (se pueden reducir a 8 en invierno). Este período debe ser respetado haciendo de él una rutina, de lo contrario el animal verá afectado su metabolismo. Existen relojes especiales para conectar las luces de la tortuguera, sin necesidad de que alguien deba estar presente para hacerlo.

Es indispensable el uso de tubos para reptiles de espectro completo (rayos UVA y UVB) ya que éstos son los encargados de permitir la asimilación de la vitamina D y el calcio (dos sustancias importantísimas para los reptiles).

Temperatura:

La temperatura del agua debe estar entre 22ºC y 24ºC (puede ser algo más baja, 20ºC en el género Graptemys). La temperatura ambiente debe ser de entre 23º y 30º, pudiendo ascender hasta los 35º en el área de reposo y asoleo. Esto es muy importante porque las temperaturas correctas estimulan el sistema inmunológico del animal y lo ayudan a prevenir enfermedades y favorecen su digestión. Para obtener dichas temperaturas en el agua se recomienda el uso de calentadores sumergibles de acuario. En el área de asoleo se puede colocar un spot con lamparas incandescentes o infrarrojas con la intensidad necesaria para mantener la temperatura indicada.

Alimentación:

Las tortugas jóvenes se alimentan principalmente de vegetales, y a medida que van creciendo se vuelven algo más omnívoras (el género Graptemys suele ser netamente carnívoro de adulto). Mientras son jóvenes, deben alimentarse todos los días, por lo menos 2 veces al día. A medida que crecen, se pueden ir espaciando las comidas (los adultos comerán día por medio). La clave en la buena alimentación es la variedad.

Los vegetales que se pueden ofrecer son plantas naturales de acuario (elodeas y lentejitas suelen ser sus favoritas), y verduras de hoja verde oscura (rúcula, radicheta, acelga); evitar la espinaca, ya que contiene mucho ácido oxálico. Existen alimentos balanceados especialmente formulados para tortugas de agua; también se les puede ofrecer camarones disecados, krill, y hasta  alimento para peces de estanque. También es importante ofrecer alimento vivo (como tubifex o pequeños pescaditos), para estimularlas.

Es importante suplementar estas comidas con calcio. Algunos balanceados lo incluyen en su formulación (¨Tetra ReptoMin¨), pero siempre es conveniente utilizar un bloque de calcio para tortugas (se deja sumergido y se va disolviendo).

 

Otros cuidados:

Estas tortugas hibernan en la naturaleza. Es importante mantener la temperatura ambiental elevada en los jóvenes, ya que podrían no despertar de este estado. De todas formas, tampoco es una situación recomendable para un adulto si el cuidador no tiene experiencia (es un período crítico en la fisiología del animal).


Related Posts