Golpe De Calor En Hurones

Hurón

 

Hurón en manos de veterinario

Darío Gentini, Médico Veterinario
dario@www.centropet.com

En primavera comienzan las altas temperaturas en algunas zonas del país, y es momento de prestar especial atención a nuestras mascotas, especialmente a los hurones.

Todos los seres vivos (perros, gatos, hurones, humanos, bacterias, plantas de tomates… ¡todos!) tenemos un rango de temperatura ambiente que nos resulta más agradable, seguro, y favorable para vivir.  Algunas especies prefieren los climas fríos, otras los cálidos, algunas los templados y así…

Dentro de esas preferencias, hay especies que toleran mejor que otras no estar dentro de su “clima favorito” y pueden mediante algunos recursos fisiológicos prosperar aún frente a esa adversidad.  

Los mamíferos y las aves son animales que mantienen su temperatura corporal independientemente de la temperatura del ambiente (¡hasta cierto punto!) a diferencia de otros animales como los reptiles que su medio interno tendrá esencialmente la temperatura del ambiente que lo rodea.

Cuando hace mucho calor, el cuerpo de los homeotermos terrestres (así se llama aquellos animales que mantienen sus temperatura corporal) usa principalmente cuatro mecanismos para perder calor y así de algún modo refrescarse: convección (cuando se está en contacto con algo frío), conducción (por el contacto con el aire alrededor del cuerpo), radiación (por cercanía hacia algo más frío) y evaporación (por el contacto del sudor con el aire).  Este último es muy importante en humanos y caballos que pueden sudar profusamente, pero muy pobre en otros animales domésticos donde el sudor es mínimo, y lo reemplazan en cierta forma por el jadeo, que es más eficiente en animales como el perro que en el hurón.

Los hurones domésticos son animales bien adaptados a climas fríos, por lo tanto tienen mejores mecanismos fisiológicos para retener calor cuando hay bajas temperaturas que para eliminarlo cuando son altas.  Por este motivo es que son muy susceptibles a sufrir un golpe de calor, que es una condición muy peligrosa para los hurones (¡y para todos los animales!) en las que la temperatura corporal se eleva por encima de los límites saludables debido a altas temperaturas del ambiente.  En hurones, a partir de los 26°-27°C en el ambiente ya es posible que comiencen a verse signos de “golpe de calor” y debemos estar atentos a ellos.

Estos signos pueden ser:

Hurones

  • Letargo, postración
  • Jadeo
  • Encías enrojecidas
  • Incoordinación
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Ojos vidriosos
  • Saliva espesa

Si la situación no se revierte rápidamente, el hurón corre serio riesgo de vida, pudiendo derivar en un shock, coma, y muerte. Por lo tanto, sí, es muy grave dejar a nuestro hurón en el auto encerrado un día de verano aunque sea “5 minutos para comprar algo en el súper y vuelvo”.

¿Cómo evitar un golpe de calor?

La mejor forma de evitar es teniendo presente siempre que en pocos minutos un hurón puede desarrollar un golpe de calor, por lo tanto extremar los cuidados para que esto no pase y no subestimar el problema antes ni después. Por eso, jamás dejar al hurón en lugares cerrados sin ventilación que sabemos que recibirán los rayos del sol y subirá la temperatura, por ejemplo autos, balcones, habitaciones cerradas, transportadoras con poca ventilación o dentro de mochilas en un colectivo lleno en verano, etc.

El aire acondicionado es la mejor forma de mantener una temperatura agradable para el hurón cuando hace mucho calor en el ambiente.  Cuando esto no es posible, algunas de las alternativas son ayudar a nuestra mascota a amplificar esos mecanismos naturales que mencionamos antes. ¿Cómo? Muy sencillo…

  • proveer al hurón de grandes recipientes con agua a temperatura ambiente pero con dos o tres hielos dentro donde pueda mojarse o sumergirse.  
  • Colocar bebederos con agua, de los clásicos para perro o gato; de esta manera se verá más estimulado a beber que lo que lo haría normalmente con los bebederos a bolilla, y además al intentar beber se mojará la barbilla y el cuello también refrescándolo.  
  • Situar dentro de la jaula o donde descanse el hurón, una botella con agua congelada envuelta en una tela o toalla fina, para que pueda acostarse cerca de ella.
  • Los ventiladores que hagan que el aire circule por la habitación también son útiles, especialmente si rociamos o mojamos al hurón cada tanto (funcionará como la transpiración en nosotros).

 

¿Qué hacer si nuestro hurón ya muestra signos de golpe de calor?

El daño al organismo que sufra el hurón por un golpe de calor lo van a determinar 2 cosas principalmente: el valor que la temperatura ambiente (y por consiguiente corporal) alcanzó , y el tiempo que lleva expuesto a esa temperatura.  Cuanto mayor sea una u otra, o ambas, mayor será la gravedad del cuadro.

Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Retirarlo del lugar donde estaba y llevarlo a una zona más fresca y con sombra de la casa
  2. Mojarse las manos con agua de la canilla y acariciarlo mojándole el pelo con nuestras manos, varias veces, a favor del pelo y a contrapelo. NUNCA PONERLO DEBAJO DEL CHORRO DE LA CANILLA, NI SUMERGIRLO POR COMPLETO DIRECTAMENTE.
  3. Si se tiene  un ventilador, prenderlo y tenerlo a 2 metros aproximadamente para que le llegue viento suave.
  4. Hablarle para que se sienta seguro y se calme.
  5. Luego de 5 a 8 minutos de acariciarlo con nuestras manos mojadas, colocar en un recipiente 2 o 3 cm de agua de la canilla y colocarlo ahí, y seguir acariciándolo, mojándose las manos en el agua.
  6. Si no está inconsciente, y vemos que no tendría dificultad para tragar, se le puede dar pequeños sorbos de agua fría para que tome.
  7. Luego de 10 o 15 minutos llevarlo al veterinario, procurando llevar para el camino toallas mojadas que se usarán para sostenerlo sobre ella, o si en el trayecto va a estar nuevamente expuesto a mucho calor unos hielos envueltos en tela para acércaselos al cuerpo cada tanto, y agua fresca para darle de beber si la acepta sin dificultad.

Si se recuperó del golpe de calor, ¿ya está a salvo?

Lamentablemente a veces el estrés térmico que recibió el organismo fue tan alto que órganos internos  o algunos mecanismos metabólicos se ven severamente afectados y días o semanas más tarde el hurón puede llegar presentar signos de enfermedad renal, hepática, digestiva, o neurológica. Por este motivo es importante hacer un seguimiento con el veterinario especialista luego de un episodio grave de este tipo por lo menos durante 15 días.

Tip final:

Si tenemos que salir a la calle un día de mucho calor con nuestro hurón, podemos colocar dentro de su trasportadora botellas de plástico llenas de agua congelada envueltas en un trapo para que pueda tener en contacto durante el viaje.

 

Darío Gentini, Médico Veterinario

dario@www.centropet.com


Related Posts