Anolis ¨falso camaleón¨

anolis

Estos reptiles son llamados camaleones del nuevo mundo. Pese a esta denominación los anolis no tienen nada que ver con los camaleones.

INFORMACIÓN ÚTIL

Origen: Sudeste de los Estados Unidos, desde Carolina del Norte hasta Florida y regiones costeras del Golfo de Méjico, hasta el oeste de Tejas.

Nombre científico: Anolis carolinensis

Tamaño: Alcanza los 15-20 centímetros de adulto. El promedio de vida en cautividad es de 4-5 años, aunque puede ser mayor si el alojamiento es el adecuado.

Características generales: Estos reptiles son llamados camaleones del nuevo mundo. Pese a esta denominación los anolis no tienen nada que ver con los camaleones.

   Son de color verde claro brillante. La cabeza es alargada y aplanada diferenciándose perfectamente del cuello, que es corto. Los dedos son largos y finos, y presentan en la falange central un ensanchamiento que tiene unas láminas de similares características a las de los geckónidos, que les permiten trepar por superficies lisas completamente verticales.

   Estos animales tienen la capacidad de cambiar de color, del verde brillante hasta el marrón oscuro, pasando por un estadío en el que sólo presentan manchas parduscas y marrones. Todo este cambio de coloración dependerá del grado de excitación en que se encuentre el animal. Los machos presentan un repliegue con forma semicircular, llamado pliegue gular, que despliegan cuando se enfrentan a otro macho o cuando cortejan a la hembra. Cuando el macho esta muy excitado el pliegue toma un color rojo claro con matices violetas.

 

CUIDADOS GENERALES

Ambientación:

   Se pueden alojar un par de ejemplares jóvenes en un terrario de aproximadamente 40x30x25 cm. Para individuos más grandes es necesario, como mínimo, un terrario de 60x40x40 cm. Siempre es más importante la altura, ya que son de hábitos arborícolas.

   El substrato puede ser corteza de corte grande, o una mezcla de turba (¨manto de pino¨), aunque como son arborícolas, rara vez bajarán a nivel del suelo. Por esto mismo, es indispensable proveer ramas y plantas en diferentes posiciones. Hay que pensar que habitan zonas arboladas y con abundante vegetación. Se debe proveer un recipiente con agua. Aunque es muy raro que tomen agua del mismo, esto ayuda a mantener la humedad. Además hay que rociar el terrario 2 a 3 veces por día y también al animal, especialmente cuando está por mudar su piel.

Mantenimiento:

La higiene es esencial, ya que sirve para prevenir enfermedades. Los desechos (materia fecal y restos de comida) deben ser removidos diariamente. Es conveniente limpiar la reptilera y todos los implementos, por lo menos una vez al mes con agua caliente y jabón blanco (enjuagar bien), reemplazando el sustrato completamente.

Iluminación:

La luz es sumamente importante, necesitan un período diario de luz de, al menos, 12 horas (se pueden reducir a 10 en invierno). Este período debe ser respetado haciendo de él una rutina, de lo contrario el animal verá afectado su metabolismo. Existen relojes especiales para conectar las luces del terrario, sin necesidad de que alguien deba estar presente para hacerlo.

Es indispensable el uso de tubos para reptiles de espectro completo (rayos UVA y UVB) ya que éstos son los encargados de permitir la asimilación de la vitamina D y el calcio (dos sustancias importantísimas para los reptiles).

 

Temperatura:

Dentro del terrario la temperatura debe oscilar entre los 26º C en un extremo y los 30ºC en el otro, bajando hasta los 18-20ºC durante la noche. Se suelen usar lamparitas o spots, aunque hay que controlar que el Anolis no pueda alcanzarlos y lastimarse. Es muy importante controlar este factor, por eso es necesario un termómetro de buena calidad. La humedad debe ser de entre un 70 a un 80%. Esto se logra mediante bañaderas anchas cerca de la fuente de calor y el rociado diario (además, el rociado sobre las plantas dejará gotitas de las cuales beberá el reptil).

         

Alimentación:

Los Anolis son estrictamente insectívoros, los más jóvenes comen pequeños insectos (acorde al tamaño del animal), que pueden variar desde grillos a cucarachas e incluso tenebrios; todos ellos de criadero, ya que los que encontramos en las casas o en la calle pueden tener residuos de veneno. Siempre hay que tener en cuenta que presas más pequeñas son más fáciles para digerir que presas grandes. Deben comer todos los días cuando son muy jóvenes.

   Es importante suplementar estas comidas con calcio en polvo y suplementos vitamínicos para reptiles (por lo menos 3 veces por semana en jóvenes y 1 vez por semana en adultos)

     

Otros cuidados:

Son totalmente diurnos y muy activos; los machos son muy territoriales con los de su misma especie y género, pudiéndose dañar gravemente en las peleas por territorio. Estos pequeños son muy curiosos y se acostumbraran rápidamente a quien les da de comer, incluso hasta poder darles de la mano a su boca.


Related Posts